Cloud: ni tan complejo, ni tan caro

Ibermática Cloud, Digital

A medida que se empieza a investigar las posibilidades que ofrece la nube, el rechazo empresarial desaparece rápidamente

Sólo una pequeña parte de las organizaciones tiene aún claro que consumir ciertos servicios en Cloud es imprescindible para alcanzar la flexibilidad y determinados niveles de optimización. Además, según nuestras estimaciones, cerca del 80% de ellas (en entornos de gran cuenta), dedica menos del 15% de su presupuesto TI a esta tecnología.

Jaime Gutiérrez de Mesa, director Cloud, Infrastructure & Datacenter Services en Ibermática.

La mayor parte del tejido empresarial español siente todavía cierto rechazo hacia los servicios Cloud, principalmente por desconocimiento, aunque no es menos cierto que, a medida que empiezan a investigar las posibilidades que ofrecen, ese rechazo desaparece rápidamente.

En cualquier caso, la adopción de servicios en Cloud no consiste simplemente en “realojar” los servicios en una plataforma “más novedosa”, sino que se debe acometer una transformación que requiere modificar la manera de trabajar. Si no se hace así, corremos el riesgo de llevarnos los problemas de la plataforma actual a la nueva plataforma Cloud. Ese cambio y, en ocasiones, la inversión necesaria para acometerlo, hace que la toma de decisiones se ralentice o, directamente, por el momento se desista.

Aún queda mucha labor divulgativa alrededor de Cloud, porque si bien los costes son elevados en un primer momento al migrar los servicios actuales, una vez que estos se transforman y se optimizan para la nueva realidad se reducen bastante en comparación con los servicios tradicionales y la flexibilidad que aporta es inigualable.

Cada vez son más quienes ven la necesidad de ir hacia la nube. De hecho, algunos analistas estiman que en 2020 la inversión en servicios Cloud en España se acercará a los 1.600 millones de euros. La clave para tener éxito está en apostar por metodologías ágiles como DevOps, la adopción de arquitecturas de microservicios para su despliegue en plataformas de contenedores y el uso de políticas que permitan el escalado automático de los servicios.

Los beneficios que ofrecen los servicios en la nube son muchos. El principal, y fuente de todos los demás, es de la elasticidad que antes comentaba. Los cada vez más habituales modelos de pago por uso, unidos a las capacidades casi ilimitadas que ofrecen los proveedores de hiperescala, hacen que podamos disponer de un datacenter funcional completo en cuestión de minutos. Hablamos de centros de datos en los que residen gran cantidad de servicios en modo PaaS (Platform as a Service) y con una enorme granularidad. Por ejemplo, podemos utilizar una instancia de una base de datos sin necesidad de desplegar, administrar y mantener la base de datos completa.

De no haber recurrido a los servicios Cloud, compañías como Netflix o Wallapop habrían tenido muy complicado ser tan exitosas como han llegado a ser. El coste asociado a poner en marcha esa propuesta de manera tradicional se habría disparado exponencialmente frente a lo que supone el Cloud. Con él, se dispone de una cantidad ilimitada de servicios, y se paga sólo por la fracción que se necesita.

Los servicios Cloud son una vía clave para cualquier emprendedor que quiera lanzar un nuevo proyecto. Y esto es un punto muy a favor de la innovación Cloud, que viene a nivelar el terreno de juego eliminando numerosas barreras de entrada. Gracias a los servicios en nube, una compañía pequeña puede disponer de soluciones de calidad, igual que las grandes, pagando sólo por los usuarios que tiene.

Uno de los principales argumentos de los que se muestran aún reacios a la adopción de un modelo Cloud se basa en su seguridad. En este sentido, es importante dejar claro que las plataformas de hiperescala cumplen con las medidas de seguridad más exigentes. En numerosos casos, están muy por encima de los departamentos internos de muchas compañías. Pero si bien los proveedores de Cloud ofrecen numerosas medidas de seguridad, su implementación corre a cargo de los usuarios y son ellos los responsables de habilitarlas y garantizar que sus servicios cumplen con sus requisitos de negocio en materia de seguridad (que son propios de cada compañía en función de la información que maneje). En los servicios Cloud el acceso a la información que está en la nube se realiza a través de Internet y eso hace que haya que poner especial cuidado en que las medidas apropiadas estén correctamente implementadas.

Por eso, cuando una compañía decide avanzar hacia el Cloud debe tener en cuenta cuáles de estas medidas de seguridad necesita y ponerlas en marcha. Nuestra recomendación es que se opte por medidas más específicas que las “on premise”, donde estamos más acostumbrados a fomentar la seguridad perimetral –pese a que muchos de los ataques vienen de dentro–. En un entorno Cloud lo ideal es implementarlas a nivel de servicios o de usuarios, manteniéndolos de forma aislada con lo que, si un servicio/usuario se ve comprometido, no afecta al resto de la compañía.

Los servicios de valor en Cloud se prestan, generalmente, por compañías que ayudan a consumir esos servicios de la manera más optimizada. El siguiente ejemplo ayuda mucho a ilustrar el concepto: las plataformas Cloud ofrecen una especie de Lego con una variedad, por lo general bastante amplia, de piezas. Cada pieza es un servicio en la nube y cada compañía debe elegir las piezas más apropiadas para construir la figura que necesita. Seleccionar las piezas adecuadas y unirlas con conocimiento es la clave. Y éste es el valor que aportan las empresas especializadas como Ibermática, que ayudan en la selección de las piezas más adecuadas, su unión para convertirlas en un servicio de valor y su optimización, para conseguir que la factura de los servicios se encuentre siempre bajo control.

- TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR -

Ir a IBM selecciona a Ibermática como mejor Cloud Service Provider del año entre t...

IBM selecciona a Ibermática como mejor Cloud Service Provider del año entre todos sus partners

16 septiembre, 2020

IBM ha seleccionado a Ibermática como el mejor Cloud Service Provider (CSP) de entre todos sus partners a lo largo ...

Ir a Cloud Computing. El pago por uso y la democratización de la innovación

Cloud Computing. El pago por uso y la democratización de la innovación

13 marzo, 2020

Cloud Computing es un concepto que lleva varios años rondando diferentes foros empresariales y de consumo, y que con frecuencia ...