El camino que lleva a la digitalización

Ibermática Digital

Hay que embarcarse en proyectos realistas a la vez que innovadores y que aporten valor al negocio

Vivimos en una vorágine imparable hacia la transformación digital. Hace apenas dos o tres años veíamos sobre todo inversión en proyectos digitales y toma de conciencia sobre las repercusiones del nuevo paradigma. En estos momentos, sin embargo, se trata más bien de poner foco y embarcarse en proyectos realistas a la vez que innovadores y que aporten valor al negocio…

José Manuel Barrutia, director de Ibermática/digital.

Sin embargo, algo que estamos apreciando es que en ocasiones hay mucha energía, planes y estrategias alrededor de la transformación digital, pero que no acaba de cristalizarse en proyectos específicos que la hagan avanzar dentro de las empresas.

El caso es que a simple vista, parece que las empresas planifican bien su evolución a la digitalización. Por lo general, todas las grandes empresas tienen ya planes específicos a medio plazo y la transformación digital forma parte de su estrategia, incluso definiendo qué áreas abordar y en qué medida les afecta o impacta. Lo mismo ocurre en las empresas de tamaño medio o pequeño, aunque en menor medida. Sin embargo, la realidad constata que no siempre se abordan los proyectos establecidos en los planes.

Nunca es tarde
De cualquier manera, no desesperemos. Si la tuya está entre ese (amplio) grupo de empresas que aún no ha comenzado sus procesos hacia la digitalización, no te preocupes, porque lo importante es llegar… Es cierto que los primeros son quienes consigue mayor diferenciación, y aquí tenemos ejemplos claros en el sector de Finanzas y Seguros, por ejemplo, pero nunca es tarde.

Lo fundamental es evitar verse impactado por las costumbres y usos de un nuevo tipo de consumidores y ciudadanos que priorizan el canal digital como modelo de relación… Ante esto, tenemos que ser capaces de adaptarnos y convenir estos nuevos hábitos de nuestros usuarios en una oportunidad.

Dar el salto a la digitalización, hoy en día, no es tan complicado como hace años, ni requiere de in-versiones millonarias… quien más quien menos, si quiere, puede hacerlo de forma rápida. Actualmente, en todos los sectores están ya definidas las tendencias, casos de uso, ejemplos reales y casos de éxito… Hay que observarlos con mucha atención y dar pasos para evitar verse desplazado por los competidores.

Y es que está claro que la evolución hacia la empresa digital no se trata de una moda o necesidad artificial, sino que existe un nuevo modelo de relación ca¬da vez más valorado por el cliente, que debemos atender.

Tecnología no es transformación digital
Esto ya era así antes de la transformación digital, no es nada nuevo. Cualquier proyecto tecnológico requiere una adecuada gestión del cambio, impulso, capacitación y adaptación, de otra forma, muchas veces los proyectos fracasan en su adopción o no tienen en cuenta las necesidades reales de los usuarios o clientes.

En el caso de la transformación digital, además, tiene especial relevancia la agilidad, en el sentido de además realizar pruebas de concepto que validen las expectativas del usuario y exploren diferentes tecnologías que evolucionan rápidamente.

Movilidad, Cloud, Big Data, IoT, Inteligencia Artificial… Son muchos los elementos que influyen en la transformación digital. Pero, ¿tenemos claro por dónde debemos empezar? Es algo importantísimo pararse a pensar y no ir a lo loco en este proceso de cambio.

Empecemos por el principio: el dato y su tratamiento de manera integrada, para posibilitar analíticas avanzadas, trazabilidad, etc. Es lo que se viene a denominar data-driven, y soporta todos los procesos de transformación digital. Analicemos la relación con el cliente, pero no nos olvidemos tampoco de los procesos internos (aun no siendo exclusivamente relacionados con la venta) y en qué medida pueden ser optimizados. Y analicemos también si existe la posibilidad de desarrollar nuevos negocios en base a nuevos modelos.

Teniendo esto en cuenta, lograremos que nuestro paso hacia la digitalización de la empresa sea mucho más exitoso.

¿Digitalización sólo para el cliente?
Una vez inmersos en este cambio hacia la empresa digital… ¿a quién va a favorecer esta nueva tendencia?
Todos tenemos claro que la mayoría de los enunciados sobre transformación digital se basan en el cliente. Se dice que la digitalización permitirá una mejor interacción con ellos, un incremento de los mismos… Sin embargo, además de los clientes, hay otros aspectos a explorar, por ejemplo la gestión del talento, el área financiera, los procesos de back-office, los procesos core (en el sector que corresponda), etc.

Toda la cadena de valor es susceptible, en mayor o menor medida, de incorporar transformación digital, no solo la relación con el consumidor o cliente. En el caso de la industria, por ejemplo, es fundamental disponer de capacidades de integración de los procesos de ingeniería, planta y gestión. En cualquier sector, la analítica avanza¬da permite eficientar los procesos de mantenimiento de los activos que forman parte del proceso, etc.

Protagonistas del cambio
Teniendo en cuenta que un proceso de cambio hacia la digitalización abarca (o debería abarcar) a todos los departamentos de la empresa, que deben remar en la misma dirección para favorecer la tendencia digital, es básico que, en primer lugar, los trabajadores de la compañía se adapten rápidamente a la nueva realidad. Nuestros empleados son la base de toda la organización y debemos facilitar su adecuación.

En algunos casos se requiere capacitación en competencias digitales, así como orientación a nuevos modelos de análisis de datos multi-fuente y de colaboración ágil y co-creación. Esto implica en muchas ocasiones un cambio de mentalidad, y no ocurre de la misma manera y ritmo en cada sector. Algunos sectores han sido siempre más propensos a la innovación y ven este nuevo paradigma de manera natural… otros son más reacios al cambio… pero al final, todos nos encaminamos hacia una misma meta.

En este sentido, hay otra figura fundamental: el CIO. Él debe ser el impulsor, facilitador y tractor de la transformación digital, proponiendo planteamientos de adopción de nuevos casos de uso que, validados por el negocio, aporten realmente valor añadido a la empresa. En ocasiones es difícil jugar el doble rol de ser el garante de los sistemas de información actuales y además, plantear escenarios de cambio o evolución, más aún al ritmo y con la relevancia que está toman¬do todo lo relacionado con la transformación digital.

Respecto a las Administraciones Públicas, deben ser un ejemplo para el resto de sectores, dado su papel tractor en la economía y además de facilitador de la adopción de la transformación digital por los ciudadanos. Ya existen casos de proyectos realmente innovadores en algunas comunidades autónomas, como la creación de data lakes que den soporte a las necesidades de cada departamento, en modalidad as a Service.

- TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR -

Ir a Eroski aplica Analítica Avanzada para optimizar su servicio de compra a domic...

Eroski aplica Analítica Avanzada para optimizar su servicio de compra a domicilio, con Ibermática

28 junio, 2022

Eroski va a aprovechar las posibilidades que ofrecen las últimas tecnologías para optimizar al máximo su servicio de compra a ...

Ir a Arranca Quantum Ecosystem, la estrategia colaborativa para impulsar tecnologí...

Arranca Quantum Ecosystem, la estrategia colaborativa para impulsar tecnologías cuánticas

23 junio, 2022

Quantum Ecosystem, la estrategia colaborativa de la Diputación Foral de Bizkaia para impulsar las tecnologías cuánticas, ya está en marcha. ...